sábado, 27 de septiembre de 2008

IDEA PARA TRABAJAR EL SILENCIO

LA FOTOGRAFÍA EN EL AULA.

Objetivos:

¨ Descubrir el silencio.
¨ Favorecer la autoestima.
¨ Fomentar la atención en las tareas escolares.

Desarrollo de la actividad:

Consiste en recoger instantáneas del trabajo diario de la clase, de forma que todos los alumnos y alumnas se sientan protagonistas de su propia formación.
Para llevar a cabo esta experiencia, es fundamental estudiar el momento y las circunstancias en el que se utiliza por primera vez la cámara fotográfica, dentro del aula. Si lo hacemos aprovechando ese paréntesis de silencio que se crea en la clase cuando todos trabajan; simultáneamente asociarán que su concentración en la tarea es lo que busca la cámara.
Es sorprendente comprobar con la naturalidad que la aceptan como un elemento más del aula; consiguiendo con la práctica que las circunstancias se inviertan y sea el hecho de sacar la cámara el causante del silencio y el trabajo ordenado.
Al finalizar el curso se realiza un D.V.D. con música de fondo con todas las imágenes recogidas y se les entrega a cada alumno y alumna una copia después de ver juntos la proyección. Es la auténtica evaluación de la experiencia, comprobándose así el nivel de cumplimiento de cada uno de los objetivos previstos.
En mi caso, al realizar esta actividad en el tercer ciclo de primaria, aprovecho la ocasión para añadir otras dos carpetas al reportaje: una con imágenes de su paso por infantil y toda la primaria y otra con las del viaje fin de curso de sexto. Al hacer una proyección conjunta de padres, madres, alumnos y alumnas, se consigue un nuevo objetivo fundamental en nuestro colegio como es fomentar el sentimiento de identidad con su centro.



MÚSICA PARA TRABAJAR

Objetivos:

¨ Favorecer la concentración en las tareas escolares.
¨ Crear un ambiente acogedor.
¨ Descubrir músicas que nos ayuden a trabajar.


Desarrollo de la actividad:

Lo más importante de esta actividad es buscar el momento idóneo para ponerla en práctica. A veces en el aula, cuando todos y todas escriben o leen, se crea un momento mágico de silencio. Es precisamente ese instante el que debemos aprovechar para que empiece a sonar una música suave y acogedora. Os aseguro que todos asociarán simultáneamente su silencio con el hecho sorprendente de ver su clase llena de música, mientras que trabajan.
En mi caso fue el “Concierto de Aranjuez” del maestro Rodrigo el que creó esa magia, pero a él se fueron añadiendo otros adagios y algunas bandas sonoras de películas a propuesta de los alumnos y alumnas; también así rechazamos otras que más bien nos distraían, (con “La Primavera” de Vivaldi algunos y algunas bailábamos en nuestros asientos).

1 comentario:

Luisa Nicole MARTÍNEZ CUENCA dijo...

Gracias por recordarnos la sencillez...